La guerra en la Iglesia. ¿No a la guerra?

En la Iglesia no es difícil encontrar grupos de cristianos que son críticos con la Iglesia, con sus formas, con su falta de adaptación a la realidad del Pueblo de Dios… críticos con muchas, o incluso todas las cosas. También es fácil encontrar cristianos acérrimos defensores de cualquier aspecto relacionado con la Iglesia oficial, con y frente a cualquier argumento, defensores si hace falta, hasta la irracionalidad. Entre ambos, con seguridad, cientos de grados intermedios…

Hablando con un amigo, me explicaba con sorpresa como una amiga común polaca que ha estado de visita una semana, no encuentra ningún “problema”, o más bien “contradicción”, en la práctica habitual de la Iglesia. Nosotros que la conocemos sabemos que no es persona de hacer las cosas porque sí.

Yo elaboré una curiosa teoría, una vez entras en una dinámica donde lo normal es poner en duda, o criticar, (lo que nos ha pasado a nosotros) puede llegar un momento que todo se critica y nada parece valer. Ahora en nuestra sociedad es normal pensar de forma crítica sobre la práctica religiosa, la “vida” tradicional de la parroquia, y las acciones de la jerarquía… porque vemos claramente una situación de crisis. Una persona, con las mismas bases, es posible que no se llegue a ese estilo crítico cuando vive en una realidad de iglesia (polaca) que se encuentra aún lejos de manifetars en crisis. En resumen, tanto aceptando, como criticando, podemos estar actuando de forma poco reflexiva.

¿Cuántas de las críticas o defensas no son más que dejarse llevar? Yo creo en la Iglesia y por creer en ella, encuentro muchos fallos en nuestras formas y estructuras actuales. También es cierto que me duele la poca reflexión, del que acepta tragar con lo que sea o del que plantea críticas “de moda” o carentes de propuesta.

Lo pensaba con respecto a dos lecturas. La primera: “No he venido a traer paz, sino la guerra (espada en Mt 10,34 )” Esta frase, (tremendamente sospechosa :) ) es del mismo Jesús, para mi incita claramente a no tragar con todo: en la sociedad que nos rodea y por lo tanto en la iglesia que nos rodea… vaya problemas que me ha traido a mi esta dichosa “guerra” con lo fácil que hubiera sido quedarse calladito y en “paz”. Sin embrago en una línea más “comprensiva” podría leer en palabras del mismo Jesús “¡Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí…!” (Mt 18, 6)

En San Pablo también encuentro este contraste, por ejemplo “que vuestra libertad no sea ocasión de caida para los menos formados” (1 Cor 8, 9) en muchas otras citas llama a la comprensión ante problemas internos en la comunidad. Aún con esto, no es precisamente Pablo el ejemplo de ceder en sus argumentos, o no recriminar posturas que veía incorrectas.

Quizá sea un pensamiento demasiado inocente, pero ¿no poco más que niños (malcriados) aquellos que creen ejercer el poder dentro de la Iglesia?

3 pensamientos en “La guerra en la Iglesia. ¿No a la guerra?

  1. Luis Gurrieri

    Hola Miguel Angel, mi nombre es Luis soy un estudiante de Ingeniería en Informática de Argentina y vine a dar por medio de versioncero a tu blog. Bueno en fin respecto a lo que comentás de la crisis actual de la Iglesia creo que Dios no deja que pasen las cosas porque sí. Ya antes la Iglesia ha tenido momentos críticos, sino basta con recordar la herejía del arrianismo en los primeros siglos, los ataques de los bárbaros o el surgimiento del islam, y podría seguir la lista. En el camino que ha recorrido hubieron obispos y sacerdotes que que se equivocaron, los hay en la actualidad y ojalá Dios quiera que no haya otros que se equivoquen. Sin embargo en algunas de esas ocasiones fue el pueblo de Dios el que se mantuvo fiel a las prácticas. Quizás a veces sentimos que somos pocos que estamos solos en la batalla pero creo que Dios nos pone a prueba y que cada época tiene su tipo de santos. Esta es la época que nos tocó vivir y en la que tenemos que luchar para instaurar el reinado de Cristo. Por eso te felicito por este blog porque es una forma de aprovechar este medio que, ha sido tan corrompido, para instaurar que reine Cristo ¡¡Viva Cristo Rey!!

  2. nupy

    mmm yo lo veo de una forma más sencilla, inteligente es el que duda de absolutamente todo, por muy cierto que parezca a simple vista.

    Ser conformista es igual a ser debil por voluntad propia… y el que elige ser debil merece ser dominado… así pues a mí ya me está bien… y no me importa lo que elijan los demás.

    Traer la guerra siempre será mejor que vivir como zombies.
    Lo haga Cristo, o lo haga yo misma…
    Cada uno debe luchar por uno mismo… y no esperar a libertadores o mártires…

  3. latintadellapiz

    me considero de los cristianos criticos con la iglesia, no estoy de acuerdo en infinidad de practicas que se llevan a cabo en la iglesia, ni con su politica respecto a temas sociales, ni con su jerarquia, ni con el poder que ejerce en el mundo… pero no es la critica por la critica, ni por la moda antireligiosas que hay ahora, si no por todo lo contrario, por el amor que profeso por todo esto, por el total convencimiento de que es la unica manera de llegar a ser feliz, por que me siento cristiano. Es tener algo que amas, y ver como se va destrullendo, como se va corrompiendo. Es deber de todos los cristianos hacer una iglesia mejor, en la que la maxima sea “darse a los demas..” Tarea tal vez dificil, pero es lo autentico y verdadero.

    encuanto a la crisis que afirmas que existe en la iglesia, no creo que sea un problema actual, es fruto de una herencia centenaria, es el resulatado de que la iglesia halla olvidado a Dios, y piense en lo razonable, moral, y en definitiva en el hombre. la iglesia debe cambiar muchas cosas, por que si no esa crisis, esos comportamientos sociales, acabaran con ella, (y si no, al tiempo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>