«Esta es nuestra alternativa: vivos o resucitados»

Este el mensaje que me envió una amiga, joven promesa de la escritura y de muchas más cosas 😉 (a ver cuando empiezas ya con tu blog!)

Como cristianos es cierto que ahí­ está nuestra elección. ¿En qué consiste nuestra vida de cristianos? ¿En adquirir una tripleta de cotumbres, normas morales y soluciones «existenciales»? ¿O en llenarnos de una experiencia vital que de un sentido a todo lo que hacemos? El evangelio y el libro de los hechos ni siquiera nos lo presentan como alternativa: la experiencia fue la de la resurrección, conocer a Jesús resucitado, un paso adelante que dejaba atrás miedos y bloqueos ante las dificultades.

Puede verse que estos dí­as de Pascua tras la semana santa he estado reflexionando sobre mi experiencia de resurrección, y así­ es como la veo: comprometernos a tope con la construcción del Reino, porque este es el plan de Dios, mirar hacia delante, sin atarnos a dificultades y temores, que siempre suponen quedarnos amarrados en el pasado.

Así­ son los relatos del encuentro con Jesús resucitado, salto de un triste presente (temerosos, escondidos, alejándose!) a la emoción del futuro (carreras, discursos, el corazón «ardiendo»). Otro aspecto para mi importante de estos encuentros, que siempre son a la comunidad de discí­pulos, ahí­ es donde está la presencia de Jesús resucitado! este punto sí­ me parece complicado de vivir, ahora estamos ya demasiado acostumbrados a la experiencia interior, a la reflexión personal y no nos atrevemos ya demasiado con las dificultades de la apertura a los otros, con la creación de comunidad.

Debo seguir poniendo ladrillos en esta costrucción de «comunidades» cristianas, donde la resurrección de Jesús sea una hecho, y no un tema de reflexión! me pondré las pilas «resucitadas» 🙂

2 comentarios en «Vivos o resucitados»

  • tienes razón! nos cuesta demasiado abrirnos para estrechar lazos, me da la impresión que es como tener miedo a que en nuestro gesto de apertura se pudiera perder algo precioso de nuestra vida!
    mira como murió jesús! con los brazos abiertos.
    estuvo dispuesto a perder y así­ sucedió! que ganó vida eterna y nos dió la posibilidad de adentrarnos en ella.
    vamos allá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.