La elección de un nuevo Papa
El proceso de selección del nuevo Papa me ha parecido muy emocionante. Como cristiano, católico, me parecí­a un momento importante, creo que justificadamente. Toda mi vida consciente la he vivido bajo el pontificado de Juan Pablo II, y no dejo de preguntarme cómo puede ser la Iglesia con otro Papa ¿puede haber cambios que me llegue de forma influyente?

Pero lo que me ha sorprendido mucho ha sido la atención tremenda que ha suscitado.

Ha despertado mucha atención
La atención de medios de comunicación y de casi todo el mundo por esta elección de Papa me ha asombrado. Quizá ha sido así­ por todo lo que ha supuesto Juan Pablo II durante tantos años, o quizá porque después de estar tantos años esperando una noticia que parecí­a inminente habí­a mucha energí­a contenida. También puede ser porque estamos ávidos de grande noticias, pero ¿y sí­ fuera porque estamos ávidos de grandes esperanzas y en el fondo sabemos donde pueden ser satisfechas?

Y fue Benedicto XVI
Yo he de reconocer que la elección me decepcionó mucho, para mi fue un momento de mucha emoción, y me quedé bastante helado. Por mucho que se intente vender la imagen de Joseph Ratzinger como el hombre abierto, dialogante y humano, la imagen de apisonadora, nada dialogante e inflexible se la ha cultivado durante muchos años. En mi entorno comenzamos a llamarle Ratzinger Z cuando los libros de Anthony de Mello empezaron a incorporar un mensaje de advertencia como si se tratara de un medicamento peligroso… y son tantos los teólogos y pensadores silenciados (solo por el hecho de pensar ¿a qué tememos?)

¿Qué se puede o se hubiera podido esperar de un nuevo Papa?
Antes y después de la elección me he preguntado mucho en qué puede afectar la elección de un nuevo Papa, ¿es que entre las decenas de cardenales alguien hubiera realizado un giro hacia algún lado con la doctrina de la Iglesia? ¿cómo se cambia la inercia adquirida durante muchos siglos?

He conocido tantos cargos de la jerarquí­a en su cargo, solo por el hecho de tener ese pequeño poder que alguien les concede (y a mi entender tan alejados del fluir del Espí­ritu), que bastarí­a para desconfiar seriamente de la elección de los cardenales. Pero fue Amparo quien me comentó, que con los Cardenales no debí­a pasar así­, que su elección si se basa en criterios reales de servicio.

Sea como sea, la palabra curia me suena fatal.

Veremos a ver qué sucede, mientras tanto el dí­a a dí­a sigue igual, solo que ahora en muchas iglesias han puesto rápidamente fotos de Benedicto XVI. ¿Cómo consiguieron esas fotos tan rápido?

Un comentario en «La elección de un Papa»

  • aki solo kiero matizar una cosa! la eleccion del nuevo papa! gozo de tanta audiencia principalmente por la misma razon k la boda del principe o el discurso anual del rey! lo daban en todas la cadenas! y exceptuando alguna comunidad autonoma k goce de mas de una cadena publica! en cuyo caso en la principal retrasmitian el suceso! y en la otra!.. bueno! baste k recuerde k el dia de la boda en el canal 33 de catalunya! daban un progarama sobre como inseminar artificialmente a una burra! k por cierto me kede mirando un rato! me interesaba mas!
    no digo k a la mayoria de la gente no le interese! pero nadie se keda dos horas mirando la tele esperando a k salga humo de una chimenea! ¬¬»™ o dos horas admirando un vestido de novia y un discurso ñoño! a la gente le puede interesar! pero no estaria de mas tener la eleccion del zaping! si no! no creo k tenga merito presumir de batir audiencias! alegando interes publico! la gente esta demasiado acostumbrada a la caja tonta para enfrentarse a la realidad de apagarla! deberia hacerse la prueba de la libertad de elegir algo más que noticias sensacionalistas! yo me kedo con mi progarama de inseminacion equina!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.