Archivo por meses: julio 2006

Crecer por dentro

Estoy de vacaciones de verano, durante estos días todo se ha calmado, de alguna forma se ha frenado ese “sin parar” diario.

Mi lucha diaria es la de vivir más plenamente, buscar cómo desarrollar mis capacidades, cómo disfrutar más de todo aquello que me hace crecer, que me hace ser más yo.

En este proceso, todo me influye: en los aspectos de más intimidad está mi vida familiar y de pareja, desde el punto de vista más público, está mi profesión, mi trabajo. Por otro lado, algo más “adentro” están mis aspectos de fe y el consiguiente compromiso pastoral y también, no quiero dejármelo aspectos de ocio… y otros que imagino podría enumerar…

Hay tanto por cubrir, que entiendo que se pueda pasar por momentos de infelicidad o agobio cuando en cualquiera de estos aspectos no llegamos a lo necesario, por ejemplo cuando la vida familiar y de pareja no cumple con las expectativas de intimidad, o lo que es más común, cuando nuestras necesidades de desarrollo y crecimiento profesional no se cumplen en nuestro trabajo. Y lo que me parece más grave si nuestras necesidades interiores de libertad y confianza no tienen un “cumplimiento” o se apoyan en nuestra vida espiritual, de fe, ¿hacia donde vamos?

Por el contrario, seguir un camino que nos procure felicidad sería tan sencillo como revisar aquello que nos afecta y necesitamos, y asegurarnos que seguimos creciendo por dentro de cada día en todos ellos.

He nombrado al principio la vida de ocio, la veo muy ligada a esa libertad interior, a la espiritualidad. No puede darse una espiritualidad sin una libertad interior y esa alegría proveniente del ocio.

Un final adecuado para unos días de vacaciones, en los que tampoco quiero olvidar la necesidad de seguir creciendo por dentro… porque llega una edad en la que no solo podemos seguir creciendo a lo ancho :-)