Archivo por meses: mayo 2005

Cristianos perseguidos

No se si es especialmente difícil vivir como cristiano en esta época. Por ejemplo, no es raro encontrar testimonios sobre las inconveniencias de ser cristiano en países de mayoría musulmana (¿puede ser que realmente el cristianismo se haya convertido en la única religión que no puede practicarse libremente en cualquier país?)

A parte de esto, para mi, en un país “mayoritariamente cristiano” lo difícil hoy en día es querer vivir un cristianismo de una determinada forma. Yo, que soy católico, encuentro habitualmente muchas más dificultades dentro de mi iglesia que fuera.

Nuestra sociedad no facilita ser cristiano, con su secularismo, consumismo, etc… pues claro ¿alguien cree, después de leer el evangelio, que ser cristiano iba a ser fácil? ¿pero en algún momento ha sido fácil?

Jesús nos invita a no temer a los que matan el cuerpo y no pueden quitar la vida (matar el alma en otras traducciones) Mt 10, 28. Si queremos estar alegres, pero, verdaderamente alegres (Flp 4,4) debemos perder el miedo de aquellas cosas que no puede dañar lo esencial: la búsqueda del Reino, vivir en comunidad el amor de Dios

Hoy en día, que es muy fácil preguntarse ¿hacia dónde va la Iglesia?, me sorprende que lo que crece dentro de una iglesia que se debilita día a día, son movimientos, más bien radicales, donde solo encuentro cristianos que viven malhumorados. Enfadados por las bodas gays, por los cambios sobre las clases de religión, por los posibles cambios en la financiación de la iglesia. He conocido jóvenes cristianos (en teoría muy preparados para dar testimonio de su fe) escandalizados y avergonzados ante una campaña de preservativos.

No temamos a quien solo puede matar nuestro cuerpo. El temor puede hacernos olvidar el amor que debemos dar en nuestra sociedad (sí, esa tan secularizada y consumista). Pueden llevarnos hasta una catacumba, pero allí dentro se puede cantar y reír igual.

Para mi primer hijo, al comienzo de infantil (3 años) elegimos la optativa de religión, y me hace gracia pensar que para dar esa clase, la mitad se pasan a un cuarto bastante espantoso y lleno de trastos (como una especie de almacén)… aquí tenemos unos cristianos reunidos en las catacumbas.

No se decir si me siento perseguido, pero soy consciente de las dificultades de mi opción casi cada día cuando compruebo que en cierto sentido, Jesús no vino a traer paz, sino la guerra. Mt 10, 34. (Interesante definición de ser cristiano, aunque un poco difícil de explicar sin que se malinterprete)

Vamos a ver si conseguimos ponernos de pie y empezamos a caminar “superando obstáculos con energía” (extraigo la frase de las entrevistas de evaluación que estamos realizando en mi empresa)

Como final, y a modo de broma, pongo esta imagen que he tomado en otro blog y me hace mucha gracia:

Propuesta de ataque satánico a un blog cristiano

Sobre este blog

Desde que voy poco a poco publicitando estas páginas. He hablado con bastante gente sobre mis intenciones.

La razón no es el apostolado ni el proselitismo, aunque quien me conoce bien sabe que no perdería ninguna buena oportunidad para ello :) .

Han sido muchos factores que me han impulsado a comenzar. Por un lado la posibilidad de dar un testimonio de mi vivencia de fe, con esa característica tan fantástica que te da un blog de Internet, donde hablas para todos y para nadie.

La razón más importante es que yo vivo el “ser cristiano” como dar un paso cada día, y aunque la dirección la tengo clara, debo pensar dónde apoyar cada pie. Me gusta reflexionar mucho, solo o con otras personas, cómo debe ser un cristiano con su trabajo, estudios, familia, amistades, cómo vivir en Iglesia…

Me interesa ir guardando esas reflexiones, ir ordenándolas y a medida que vayan saliendo, puedan dejar sitio a otras nuevas.

Mi intención es escribir anotaciones breves (más que las últimas) que no me lleven mucho tiempo. Sin preocuparme de la corrección teológica o doctrinal, porque lo que voy a escribir son reflexiones rápidas.

Creo que es muy importante que todos nos pongamos en búsqueda, pero una búsqueda sin dejar de caminar.

La lógica del Espíritu

Preparar un “discurso” semanal puede ser sencillo si eres periodista, pero me da la impresión de que para muchos sacerdotes la “homilía” dominical se hace complicada.

Hace una semana (fiesta de Pentecostés) escuché en una homilía citar a Pablo “el que no es espiritual no es de Cristo” (¿Rom 8,9?) y después de la explicación “que en positivo podría decirse el que es espiritual es de Cristo.”

Un claro error de lógica, porque de la primera frase se extrae que el que es de Cristo, es espiritual.

Si p -> q ==> no q -> no p. Como decía mi profesor de filosofía en BUP. Si llueve la calle se moja, si está mojada puede ser que hayan regado.

Todo esto me lleva a pensar varias cosas, todos tenemos “espíritu” aunque no nos reconozcamos como cristianos, todos tenemos esa necesidad trascendente y muchísimos nos embarcamos en la búsqueda (esto es el hecho religioso) No estoy hablando de superstición o irracionalidad. Creo que puede darse una búsqueda real, y fiel a la razón porque se hace por otros caminos diferentes y complementarios.

Recuerdo unos ejercicios de prácticas con MATLAB en la universidad. Estuve cerca de una tarde intentando resolver un problema, ya desesperado, u consultando todos los papeles que tenía, encontré que ese ejercicio lo había resuelto semanas atrás. Me sorprendió la resolución que le había dado, ingeniosa y sencilla, creo que tan buena que por eso no fui después capaz de reproducirla. ¿Por qué nos pasa eso? ¿Por qué fui capaz de aplicar intuición e ingenio para encontrar una solución de forma que después incluso yo mismo podía asombrarme la forma de hacerlo? Creo que simplemente porque tengo (tenemos) esa facultad de usar la inteligencia, que con circunstancias adecuadas y con perseverancia, van creciendo y mejorando.

Lo curioso es que el caso que cuento me vino a la cabeza hablando sobre la fe, creer, desarrollar una espiritualidad… Para mi la espiritualidad es una faceta más del ser humano, una facultad que podemos potenciar para ser más completos.

Desde mi visión cristiana, el Espíritu Santo está aqhí, somos hijos de Dios, a su imagen y semejanza y nuestras vidas están llenas de mensajes por descubrir. ¡Hay que animarse!

Brotes de Olivo, punta de lanza

El sábado noche, asistí a un concierto de Brotes de Olivo en Alboraya. Me encantó. Sus giras son de furgoneta, guitarra y voces, bastante más sencillas que, por ejemplo, las de U2, pero mucho más cercanas.

Me llevé dos sorpresas, que hubiera allí muchos seguidores jóvenes y que una de mis canciones preferidas gustara a muchos otros (por el entusiasmo con que la acogieron.) ¿No hay nadie interesado en iniciar el club de fans de Brotes de Olivo? :)

La canción es Punta de Lanza, que dejo aquí para quien quiera escucharla.

Se necesita una punta de lanza,
que hiera la materia de esta tierra

Queremos ser el relevo de las penas,
queremos ser anuncio de algo nuevo

Brotes de Olivo, regala toda su música, (da gratis lo que has recibido gratis), yo os pongo Punta de Lanza, seguro que hay muchas otras que os gustarían más, pero esta es una por la que tengo debilidad.

Han sido (y son) muy influyentes para mi, son tremendamente intuitivos, aunque con un lenguaje algo denso (por llamarlo de alguna forma que les he oído a ellos) lo veo como evangelio fresco.

Amparo y Miguel Ángel (a la derecha) con tres hermanos de Brotes de Olivo en abril de 1995Mi primer contacto directo con ellos fue en 1995, en la Ruta Gent Jove, en una de las mesas redondas (”Testigos desde la comunidad”), entre los que hablaban escuché a un señor que me dejó impresionado, oyéndole no podía dejar de pensar “¡eso es!”, y luego tuve ocasión de decir algo y solo puede medio comentar algo parecido a “¡eso es!” Y en aquel entonces, aunque ya conocía muchas de sus canciones, no tenía ni idea de quien era Vicente Morales. La foto es de aquel día, con varios de sus hijos tras la vigilia de la luz de esa noche del 1 de abril de 1995.

Cuando años después coincidí en un encuentro con él, ahí sí que sabía ya quien era. Y al año siguiente, en la NAO, debo reconocer, casi con vergüenza que es la única persona que me ha emocionado por decir algo tan sencillo como ¡esperad que os presente a mi mujer!

En fin, una gente, muy pequeña y muy grande, que lo hacen todo esperando nada. ¡Cuánta vida!

Los estadios de Juan Pablo II

Como ya he comentado anteriormente, la muerte de Juan Pablo II produjo una gran atención de los medios de comunicación, dio lugar a una gran cantidad de noticias, comentarios, frases ingeniosas…

Una de las que más me llamó la atención es “con Juan Pablo II se llenaban los estadios mientras se vaciaban las iglesias”. Y me llama mucho la atención precisamente por mi experiencia con Juan Pablo II y los estadios.

Estuve a punto de acudir a Paris al Encuentro Mundial de la Juventud en 1997, y porque antes del verano comencé con mi primer trabajo finalmente me quedé en Valencia. Pero sí asistí en Cuatro Vientos al encuentro con Juan Pablo II (aunque no era un estadio sino un aeródromo vale igual).

Jóvenes en cuatro vientos con el papaMi mujer cantó esa mañana, pude subir al escenario, y 600 o 700.000 personas juntas, impactan. Me gustó el acto, me gustó el Papa (y al contar como parte de los artistas estuve en primera fila), pero no pude evitar quedarme con una rara sensación de irrealidad. Y digo irrealidad porque esa imagen difícilmente encaja con mi experiencia directa de iglesia ¿dónde están después todos esos jóvenes exaltados e hipermotivados? Puedo aseguraros que la realidad con la que te encuentras es más a menudo con jóvenes solitarios que con muchedumbres exaltadas (de esto nunca).

Por eso entiendo la frasecita de “estadios llenos, iglesias vacías”, aunque os puedo asegurar que en los casos que conozco de iglesias o grupos vaciándose, no podría responsabilizar al Papa, y sí a la desgana de muchos sacerdotes y laicos.

Si mi parroquia ha vivido unos últimos cinco años terribles, tras los cuales se han ido muchos (la iglesia peregrina que va de un lado para otro buscando un lugar acogedor), en esta situación poco ha tenido que ver Juan Pablo II o el cambio de Papa, y sí con la terrible labor de los pastores al cargo de la misma.

¡Cuantos cambios necesita la Iglesia! Pero ya que debemos comenzar por cambiarnos a nosotros mismos para cambiar el mundo, voy a comenzar a reflexionar sobre nuestra identidad cristiana, voy a intentar construir comunidades cristianas de verdad, a buscar una nueva realidad de la parroquia (cuento con ayuda.) Sin todo esto, que el Papa sea de una forma u otra… pues da igual.